FOTOGRAFÍA Y REDES SOCIALES


Casi todas las personas que nos hemos iniciado en la fotografía en los últimos seis o siete años, hemos utilizado las redes sociales para apoyar y ver crecer nuestra afición. Flickr, 500px, Fotonatura, Facebook, Picassa y un largo etc., han ido creciendo al mismo ritmo que la venta de equipos fotográficos. De hecho creo que no se entendería el Boom de las cámaras digitales sin la complicidad inseparable de las Redes Sociales y viceversa, aunque ese no es el tema al que quiero dedicar este post.

Todos hemos recibido con agrado los halagos y las valoraciones realizados por nuestros “amigos digitales” y los hemos correspondido con idéntico tono halagador (hay algunas honrosas y raras excepciones que dicen lo que piensan, aún a riesgo de equivocarse, pero son los menos). No lo critico, hay  infinidad de amigos (de los de verdad), o grupos fotográficos que han salido del entorno de las Redes Sociales (Canonikos sin ir más lejos).

Y como cabe esperar, la evolución es muy similar en los que nos dedicamos a esto de la fotografía digital y utilizamos las redes para dar a conocer nuestro trabajo. Hay un primer momento en el que creemos que hacemos fotos de gran calidad y de hecho la medimos por el número de comentarios, favoritas, o visitas a nuestro trabajo. Es el momento por excelencia, el día no tiene suficientes horas para dedicarlas a halagar y recibir halagos sobre composiciones, tonalidades, texturas, procesados….

Pero el tiempo pasa, la calidad de nuestras fotos ya no nos satisface como antes, y empieza a pesarnos el tiempo frente al ordenador. Miramos más nuestro equipo y tímidamente comenzamos a realizar alguna autocrítica sobre  la calidad de nuestros trabajos. Buscamos amigos más cercanos (no tan virtuales), que nos aporten conocimiento, compañía, y ¿porqué no?, el placer de compartir esta afición. Al tiempo que esto va sucediendo, nos siguen complaciendo los comentarios halagadores (¿a quien le amarga un dulce?), aún sabiendo lo “huecos” que son, y nos sorprendemos de vez en cuando diciendo por lo bajo: “y tú que sabes como quería dejar yo la foto” cuando te encuentras algún comentario del tipo : “Me gusta mucho, pero yo hubiera expuesto un diafragma más”.

Pues bien al hilo de todo esto, me gustaría comentar una anécdota que me ha ocurrido ayer.

Llevaba tiempo sin colgar fotos por problemas digamos… digitales, y la que colgué ayer ha “pegado fuerte” no tanto por su calidad como por los algoritmos incomprensibles que utiliza Flickr. De todos es sabido que si no la cuelgas en ningún  grupo vas al explore de cabeza a pocos comentarios que te hagan.

Así que ahí andaba yo… autocomplaciéndome con los comentarios de felicitación y alabanza, cuando de repente hubo uno que me sorprendió, que os transcribo a continuación, y que no pude menos que comentar en el chat de Canonikos.

“Gran trabajo fotográfico y muy bien planteado en todas sus vertientes específicas, el procesado, la composición, colorido e interpretación del mensaje que transmite este gran trabajo, una realización digna de ser admirada y elogiada por su elaboración, enhorabuena por mostrarlo, saludos y abrazos”

Nunca se me hubiera ocurrido buscar el texto integro en Google, pero para eso ya hay gente más viva que yo en Canonikos, y al momento recibimos todos la contestación de Pablo: “Google me da 2000 resultados….”

Incrédulo realice la misma operación, y ahí estaban…… 1950 resultados con la frase íntegra en cada uno de ellos… Que cabrón…  (léase como una frase hecha sin mala intención) Don Lope de Vega… ¡Joder! ¡Es el puto amo del copia/pega!

Y me pregunto yo… para que le sirve todo esto a este individuo que pone tras su nombre un paréntesis tal que así: (2.000.000) ¿Acaso esto da dinero? Porque yo no lo entiendo…

 Sólo se me ocurre pensar que se ha quedado atrapado en un “bucle espacio tiempo” que le mantiene en la primera fase de todo esto.

¡Que te sea leve amigo! ;-)